1.-¿Qué es Música con Corazón?

Música con Corazón es un sistema de enseñanza musical que construye un aprendizaje desde el inicio de la vida, llevando al individuo etapa tras etapa, según su proceso individual de maduración, hacia un disfrute vivificante y profundo de la música. Se trata de un proyecto pionero que trata de recuperar el aprendizaje de la música como un hecho vivencial, como arte sonoro e interpretativo que es, en lugar de reducirlo a la actividad visual e intelectual en que ha llegado a convertirse por un progresivo proceso de reduccionismo en nuestra cultura occidental, al haber equiparado aprender música a aprender a leer, más bien descifrar partituras. Una partitura y la música que esa partitura representa no son lo mismo y creer que sí lo es, lleva a muy graves consecuencias. Es tan obvio que resulta sorprendente que se pase por alto generación tras generación.

Partiendo de la Music Learning Theory, que creó el mundialmente conocido pedagogo norteamericano Edwin Gordon, desarrollamos un sistema para potenciar el despertar de la musicalidad innata, porque cualquier individuo nace con una cierta capacidad musical e ilimitadas posibilidades de disfrute y beneficio a través de la práctica musical, siempre que sean respetados sus ritmos de aprendizaje y sea apoyado y no entorpecido en sus procesos, facilitándosele las experiencias que necesita  para realizar sus propios aprendizajes y alcanzar el grado de madurez musical que su constancia y dedicación le permitan.

Tradicionalmente una clase de música comienza a la edad en la que un niño es capaz de razonar, en torno a los 8 años, y la manera de hacerlo es comenzar a dar explicaciones sobre la grafía musical, que es un pentagrama, que es una clave de sol.

En Música con Corazón el aprendizaje de la música comienza ya en el vientre materno, cuando el feto es capaz de captar los sonidos del entorno y la voz de su madre, y se sustenta sobre la base de un largo y rico proceso de culturización musical o inmersión en un entorno musicalmente rico, donde los adultos que rodean al niño interactúan con él musicalmente. Canciones y ritmos en todos los modos y métricas posibles, patrones rítmicos y tonales como palabras sonoras, enseñan al niño a discriminar y a extraer la lógica interna del lenguaje sonoro. Esto le capacita no sólo para imitar sino para crear sus propias ideas musicales. La gran esencia de Música con Corazón es que se posibilita que el niño piense música, lo mismo que piensa ideas verbales. Movimiento e improvisación son el eje central del aprendizaje.

Música con Corazón facilita el aprendizaje musical creando comunidades sonoras, donde las familias enriquecen y armonizan sus vidas mediante la actividad musical y favorecen de forma natural el aprendizaje musical de sus pequeños.

Cuando los niños maduran en su instrumento interior, pensamiento musical, es el momento en el que comienzan a expresarse en el instrumento exterior, el piano, el violín, el violoncello. La conexión entre ambos instrumentos es estrecha y progresiva. Hay un hilo conductor que acompaña todo el camino.

2.-¿A quién va dirigido?

Va dirigido a todas las familias que sean conscientes de la importancia que la música puede jugar en el desarrollo rico y equilibrado de sus hijos y se den cuenta del papel crucial que ellos mismos tienen en este proceso. Padres dispuestos a disfrutar de momentos de diversión y aprendizaje junto a sus hijos y a ver día a día como eso enriquece sus vidas familiares.

3.-¿Cómo surgió?

Música con Corazón surge fruto de un dilatado proceso personal de investigación que se inició en mi etapa de estudiante de piano en la Universidad de Viena, dónde acudí después de terminar mis estudios en el conservatorio de Madrid. Siempre me pareció errónea la forma en la que se enseñaba música y veía y padecía las consecuencias de ello. Probé y conocí de cerca muchas metodologías pero cuando descubrí la de Edwin Gordon, en seguida supe que me había encontrado con un nuevo paradigma de enseñanza musical, que curiosamente no era nada nuevo, sino que más bien recuperaba lo que se había perdido, el contacto directo con la música. Años de mucho trabajo, lecturas, viajes a EEUU, trabajo personal como músico, experimentación y puesta en práctica, han hecho madurar un proyecto que ahora está listo para expandirse y contagiar a otros profesores de música que también deseen profundamente este cambio.

4.-¿Por qué en ecocentro?

Porque Ecocentro es un lugar emblemático en Madrid para todo lo que supone difundir modos alternativos de vida y por tanto de educación. Entorno a Ecocentro se mueven las personas que seguro que son capaces de apreciar y valorar esta educación musical para sus hijos. Efectivamente Ecocentro ha resonado desde el primer momento con esta iniciativa y la está apoyando enormemente.

 

5.-¿Qué experiencias estáis realizando con bebés?

Música para bebés, en realidad se debería llamar Música en familia. Las familias, padre y/o madre, hermanos, acuden juntos semanalmente a un encuentro en nuestra comunidad sonora. Durante 45m nos sumergimos en un mundo de juego, color, música y diversión, dónde los niños son los protagonistas. La profesora ofrece un modelo de musicalidad y disfrute musical en sus movimientos, gestos, voz y anima a los niños a responder a ello. Por eso también se crean espacios de silencio y escucha, en los cuales los niños elaboran lo que acaban de escuchar y comienzan a ofrecer sus respuestas. A partir de ellas la profesora crea e interactúa con cada niño.

Observar el proceso de crecimiento musical de cada niño es algo de una belleza asombrosa. Uno se da cuenta de lo profundamente que está la música arraigada en el alma humana. Los ojos se iluminan, las sonrisas brotan, la alegría se desborda.

6.-¿Cuál es la aceptación de todas estas iniciativas?

La aceptación es extraordinaria. Los padres vienen a una clase de prueba y nunca se van. En poco tiempo ya tenemos los grupos llenos e incluso tenemos listas de espera.

7.-¿Qué se aprende que sea negativo en un conservatorio?

Actitudes psicológicas negativas hacia la música todas las posibles, se podría hacer un tratado sobre ellas. Pero lo peor es que musicalmente están obsoletos, siguen creando un compartimento donde separar a la música clásica de las demás y creen que la única meta del aprendizaje musical es convertirse en un virtuoso, lector de partituras. La música ya no admite ser encasillada y preservada para los talentosos. El talento es innato y todo ser humano lo tiene por el simple hecho de estar vivo. Se sigue creyendo que la técnica es la llave del paraíso musical y se les olvida mirar en el interior del músico y averiguar qué pasa en su mente cuando toca un instrumento. Es tiempo de abandonar el solfeo, pero no parece que están preparados para ello. Son centros totalmente burocratizados, donde la reflexión no existe.

8.-¿Le falta corazón a la música que oímos a menudo?

Yo diría que le falta calidad. Ocurre lo mismo que con la comida. Hay música chatarra. Cantantes que desafinan, ritmos pobres, melodías ramplonas, arreglos con sintetizadores. Se da más importancia a la letra o a la historia para atraer a los niños, de nuevo la dominante esfera visual, que en ofrecer un alimento musicalmente rico. Cuesta mucho encontrar canciones infantiles que sirvan para sensibilizar musicalmente a los niños. Esto también tratamos de paliarlo en Música con Corazón y ofrecemos a las familias canciones para escuchar en casa, las que cantamos en la clase y otras.

Pero el corazón se lo ponemos nosotros al escuchar la música, cuando tenemos la posibilidad de asimilarla y expresarla a través de todo nuestro ser.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.